Licenciada en Lenguas y Literaturas Extranjeras Modernas por el Instituto Universitario Oriental de Nápoles. Es Bibliotecaria en el Centro Caprense Ignazio Cerio desde 1990.

Ha investigado el tema de los escritores y viajeros ingleses en Capri, publicando también numerosos artículos al respecto. Para el Centro Caprense ha sido la Curadora de las exposiciones “Historia de una isla y una biblioteca”, “El hostal Pagano: una familia, su casa, sus invitados”, “Tres siglos de viajeros en Capri”, “Capri y el mundo en dibujos de Laetitia Cerio “.

Capri, reina de roca

Era una noche oscura de invierno cuando Pablo Neruda y Matilde Urrutia llegaron a la “Casetta de Arturo” en Capri. Edwin Cerio, que les había puesto la casa a su disposición, les dio la bienvenida a la luz de la chimenea.

Unos días antes, el 8 de enero de 1952, el diputado italiano Mario Alicata había escrito una sentida carta a Cerio pidiéndole que acogiera al poeta: “El gran poeta Pablo Neruda está en Nápoles y desea pasar tres meses en Capri para terminar su libro sobre Italia (…) Preferiría vivir en una casa, aunque sea muy pequeña, y no en un hotel o casa de huéspedes (…) Quizás espero no pedir demasiado, ¿podría ver si tiene una o dos habitaciones disponibles en alguna parte? “

Edwin respondió directamente a Neruda, con un simple telegrama de invitación: “Ven, te espero en Capri. Hay una villa, “La Casetta de Arturo” está lista para hospedarte. Allí estarás tranquilo y tendrás la posibilidad terminar tu libro y descansar “.

Los seis meses que pasaron en La isla clandestina, como Neruda llama a Capri, están documentados por el epistolario entre Edwin y Pablo, ahora conservado en Capri en la biblioteca del Centro “Ignazio Cerio”. Dicha correspondencia consta de 14 unidades documentales, principalmente cartas de Neruda, pero también cartas de Mario Alicata, así como las actas de algunas cartas de Edwin y un artículo celebrando la llegada del poeta a la isla: “Estoy esperando su desembarco en un lugar donde no se veía ninguna cortina, de ningún metal, y que sólo tiene sus fronteras en los horizontes de la poesía y la belleza”.

También había una extraordinaria tarjeta de invitación “a beber una copa …” en papel de seda con el rostro de Edwin estilizado, que fue entregada el 25 de marzo de 1952 a los dueños de “la Casetta de Arturo”, tarjeta de invitación que afortunadamente conservaron. La mayoría de las letras están escritas en papel de arroz comprado en China y adornado con elegantes diseños de libélulas, flores y un ideograma: “es mi firma, en chino significa ‘tres orejas'”. Edwin y Claretta Cerio vivían en Villa Lo Studio, ubicado justo enfrente de “La Casetta de Arturo”, ambos estaban en Vía Tragara. Se escribían constantemente y Amelia, la persona que le ayudaba en la casa, actuó como “cartera”. Continuaron escribiéndose también cuando Neruda y Urrutia se mudaron a Via Li Campi, una casita más cercana al centro histórico, pero sin duda sin la impresionante vista que habían disfrutado en Marina Piccola. Aparte de ocuparse de los problemas del día a día y, en ocasiones, de pedir consejo, esas cartas muestran claramente el sentido de la hospitalidad, la coincidencia de intereses, la curiosidad por las colecciones de conchas de Edwin, la serenidad que invadió a la pareja y la inspiración que Neruda encuentra en la belleza natural de la isla.

Las cartas entre los dos también revelan un incidente que corría el riesgo de socavar la relación de estima establecida entre el huésped y su casero. Cerio, al poner su casa a disposición, había establecido la condición de que el poeta, durante su estadía en la isla, dejara de lado su papel de militante comunista. Sin embargo, cuando recibió una llamada telefónica de un chileno que, al llegar a Nápoles, le pidió hablar con Neruda, se preocupó y le escribió al poeta: “Me alegré mucho poner a tu disposición “la Casetta de Arturo”, es parte de la tradición de Capri, de mi familia y de mi pequeño centro cultural honrar a las personas inteligentes y a los intelectuales sin pedirles otro pasaporte que no sea su trabajo (…) en lo que a mí respecta, pero tengo el defecto de no simpatizar con ningún tipo de ideología política (…) por tanto, como no deseo navegar bajo una falsa bandera, les ruego a ustedes y a sus amigos que no vinculen ninguna intención o manifestación política a la hospitalidad que les ofrecí”. El poeta se disculpó por las molestias y aseguró que no se había realizado ninguna actividad política “en cuanto a tu bandera, ya la conocía, una bandera que se eleva con los colores y aromas de tu isla” y le prometió que no habría más problemas. Y así fue.

En la isla no había motivo para encuentros secretos con Matilde, ya que Delia del Carril estaba al otro lado del planeta: finalmente se sintieron libres para amarse, para hacer largas caminatas hasta Anacapri escalando la escala fenicia y para organizar fiestas con sus amigos de Roma y Nápoles. Pablo también ideó una peculiar ceremonia para que el amor que los unía fuera bendecido por la luz de la luna de Capri.

A Cerio, entre otras cosas, le gustaba la naturaleza de la isla y Neruda era para él un interlocutor válido. Por ello, quiso presentar al poeta un fascículo suyo, que en ese momento estaba fuera de edición, sobre el lagarto azul de Faraglioni, que había sido impreso en “papel de Amalfi”. El presente fue muy bien recibido por Neruda.

Al agradecer a su amigo, Neruda lo hizo partícipe de un proyecto que tenía en mente: la publicación de un libro de poemas dedicado a Matilde, Los Versos del Capitán. La tranquilidad y la paz en la isla eran ideales para permitirle terminar su trabajo. Esta colección será publicada posteriormente de forma anónima, por Paolo Ricci, en julio del año 1952, cuando el poeta ya se había marchado a Chile. Se publicó solo en 44 copias fuera del comercio, cada una con el nombre de un suscriptor. Además de Cerio, formaron parte del proyecto, entre otros, Quasimodo, Guttuso, Giorgio Napolitano, Vasco Pratolini Palmiro Togliatti, Luchino Visconti, Giulio Einaudi, Renato Caccioppoli. Repasar hoy esa lista (incluida antes del colofón, al final del volumen), es como leer un capítulo de la historia de este país.

La última carta del poeta a Edwin y Claretta la escribió cuando ya navegaba de regreso a Chile en el barco Giulio Cesare, después de que Scelba no hubiera renovado su permiso de residencia, en ella expresa el agradecimiento de Pablo y Matilde y su afectuoso saludo a sus amigos en Capri, los cuales no iban a ser olvidados tras el regreso a Chile y que serían los destinatarios de amables obsequios a partir de entonces.

Bibliografía:

Portada de Los Versos del Capitán, Napoli, 1952.

Los Versos del Capitán, digitalizados

Carta de Pablo Neruda a Edwin y Claretta Cerio (6 de julio 1962).

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider